Las tres Plataformas en contra de las minas en Ávila reivindicarán su lucha en Villalar

Pancarta

Ávila sigue su lucha sin precedentes en contra de las posibles minas de feldespato a cielo abierto, que podrían implantarse en la provincia. Una lucha encarnada en las tres plataformas que le dan vida: “No a la mina en el Valle del Corneja”, No a la mina en la Sierra de Yemas” y “No a la mina en la Sierra de Ávila”, que plantarán cara, una vez más, a los expedientes mineros que sobrevuelan sus pueblos. Esta vez lo harán en Villalar, el 23 de abril, con el fin de alzar su voz en un lugar tan emblemático para Castilla. Porque Villalar emula a la perfección el espíritu de una Castilla que lucha por sus derechos.

El día de la Comunidad los abulenses quieren demostrar que no se oponen al progreso pero que el mismo no viene de la mano de unas minas que, a pesar de lo que les quieren hacer creer, no traerá riqueza a sus tierras sino destrucción del medioambiente,  de puestos de trabajo y de su paisaje, tal y como hoy lo conocemos.

Sus reivindicaciones pasan por preservar los sectores fundamentales de su economía, formada por la agricultura, la ganadería y el turismo rural, junto a aquellas que la Diputación de Ávila podría estar programando dentro de su Plan Industrial, y que algunos medios de comunicación han avanzado recientemente: la modernización del modelo productivo y comercial. El desarrollo de zonas desfavorecidas en términos económicos y de población. El estímulo del emprendimiento. La prevención de deslocalizaciones o el impulso del desarrollo tecnológico y de la transferencia del conocimiento. Este último uno de los más necesarios, teniendo en cuenta que la tecnología está cambiando el mundo y Castilla y León siempre ha ocupado los últimos puestos en esta materia.

En definitiva, las tres Plataformas abogarán en Villalar por una Ávila libre de minas pero apostando por un futuro mejor de la mano de los políticos, a quienes consideran necesarios en este “No a la mina”. Un NO que quieren llevar hasta el Congreso de los Diputados, en Madrid, con el fin de derogar una Ley de Minas redactada en 1973 y que tanto daño puede hacer a los habitantes de unas tierras que, con su sudor, han ido forjando la historia de una provincia.

 

 

 

Anuncios