UGT denuncia en Salamanca “Trabajo precario, desempleo precario”

1-cola_paro_UGT_mayo_2016b

Los datos publicados hoy por el SEPE arrojan un descenso del número de desempleados en Castilla y León cifrado en 7.886 personas respecto al mes de abril y de 15.980 respecto al mes de mayo de 2015.

Sin embargo, este dato anual queda ensombrecido por el dato relativo al número de cotizantes a la seguridad social del mismo periodo, mayo 2015/2016, que asciende a 8.868. Esta diferencia entre ambas cifras significa que las personas en edad de trabajar en Castilla y León están abandonando la Comunidad, tal y como se vio en los datos de la EPA relativos al primer trimestre de 2016.

UGT Castilla y León sigue incidiendo en el hecho de que la precariedad contractual sigue instalada en nuestra Comunidad de forma más acusada que en el resto del país ya que el 42% del total de la contratación temporal que se registra en Castilla y León tiene una duración inferior a un mes, cinco puntos por encima de la media nacional.

Esta precariedad también se está extendiendo al desempleo, reflejado en el descenso continuado de los beneficiarios de prestaciones y de las cuantías medias. En Castilla y León solo el 43,5% de los desempleados perciben algún tipo de prestación; de ellos 48.894 son perceptores de subsidio, renta activa de inserción o se encuentran en el programa de activación; y 35.126 perciben una prestación contributiva, lo que implica que la prestación media es cada vez menor y que el paro de larga duración se está cronificando: el 57% de los prados de la Comunidad llevan más de un año sin empleo y casi un 40% lleva más de dos años, según los datos de la primera EPA de 20136.

Para el Sindicato, la recuperación del empleo se está basando en un modelo productivo caduco, con carácter estacional y que se sustenta en actividades de menor valor añadido que exigen menores niveles de cualificación, produciendo por lo tanto empleos inestables y mal remunerados.

Por ello, desde UGT Castilla y León “reclamamos un cambio en el modelo económico que se asiente en las actividades más productivas, que invierta en innovación e industria y en buenos empleos, para lo que resulta imprescindible un plan de choque por el empleo que genere empleos de calidad y con derechos”… “Es fundamental, además, derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, que fomentan el despido y la desregulación y rompe con los equilibrios de fuerzas entre las organizaciones sindicales y empresariales”. 

Anuncios