“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” solicita el desmontaje de la cubierta de Salas Bajas por su impacto, su inutilidad y falta de uso

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” se ha dirigido al Ayuntamiento de Salamanca, nuevamente, para solicitar el desmontaje de la cubierta del escenario del anfiteatro del Parque “Elio Antonio de Nebrija”, junto al Puente de Sánchez Fabrés, por el impacto de esa estructura en las vistas hacia la ciudad histórica, porque se ha evidenciado como inútil y se encuentra infrautilizada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Asociación ha solicitado a las autoridades competentes en materia de patrimonio que valoren, in situ, en vez de sobre proyecto, retirar la estructura construida en las proximidades del Bien de Interés Cultural ‘Vía de la Plata’ y Puente Romano de Salamanca, en el ámbito central de protección del futuro Plan de Gestión Integral y en la zona de delimitación del anulado Plan Especial de Protección de las Riberas del Río Tormes y Arroyo Zurguén.

La citada cubierta supone un impacto visual negativo hacia los principales cerros de la ciudad e hitos culturales perceptibles desde ese enclave (Iglesia Nueva del Arrabal, Teso de las Catedrales, Peña Celestina y Cerro de San Vicente) al entrometerse en el paisaje de forma prominente desde cualquier punto de observación, un valor intangible a conservar para mantener la imagen y autenticidad de Salamanca.

El diseño de la cubierta en cuestión también pone de manifiesto su dudosa utilidad, ya que no evita el sol en las últimas horas de la tarde ni que el público se moje en caso de lluvia.

Además, desde la inauguración de ese parque hace más de un año, únicamente se ha programado en el mismo una actividad (magia para niños con motivo de las Fiestas de San Juan de Sahagún del año 2015) a pesar de no estar pensado para ese tipo de actividades (a desarrollar en distancias más reducidas).

Por los motivos esgrimidos, “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” ha solicitado al Ayuntamiento de Salamanca el desmontaje de esa cubierta, independientemente de los permisos que el proyecto obtuviese en su día; entendiendo que debe ser el Consistorio quien valore su reubicación en otro lugar de la ciudad, menos sensible, en el cual si se programen actividades que den uso y sentido a dicha cubierta.

Anuncios