Francia, primer país que prohíbe a los supermercados tirar la comida a la basura

  • Una enmienda establece que los alimentos sin vender sean donados a organizaciones benéficas.
  • Los responsables de superficies de más de 400 metros cuadrados, se expondrán a una multa de 75.000 euros o dos años de cárcel si no cumplen la norma.

Evitar-despilfarro-alimentario-en-FranciaMiguel Rodero / Mientras que en España nos sentimos orgullosos de que los yogures dejen de tener fecha de caducidad, Francia ha sido el primer país de todo el mundo en prohibir a los supermercados que tiren o destruyan los alimentos que no se han vendido, obligando a las grandes superficies a que donen estos productos a organizaciones benéficas y a los bancos de alimentos. Los bancos de alimentos y las organizaciones benéficas, por su parte, están obligados a recoger y almacenar los alimentos en condiciones higiénicas y distribuirlos adecuadamente. El Gobierno galo fuerza así a las grandes superficies a donar estos productos, informa The Guardian.

En todo el mundo se calcula que entre un 30% y un 50% de los alimentos producidos nunca llegan a ser consumidos.

El desperdicio de alimentos se ha convertido en un problema global del que España no está exenta, donde ya en el año 2013 el presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos alerto que en España se despilfarran anualmente ocho millones de toneladas de comida, una cifra 80 veces superior a la cantidad de comida que reparten los bancos de alimentos.

Por poner varios ejemplos, y para darle dimensión a un problema que afecta a todos los sectores, se calcula que en cada restaurante español se tiran aproximadamente 3.000 euros de comida al año, o se tiran por la borda 1,7 millones de toneladas de pescado muerto al año para respetar la normativa de la UE.

En España ninguna ley prohíbe tirar comida a los contenedores (aunque algunas ordenanzas sí prohíben recogerla) en ningún escalón de la cadena, y la iniciativa queda a discreción de cada empresa.

AlimentosAunque se le exija responsabilidad a las empresas, la gran mayoría de alimentos, según un informe de la Comisión Europea, se tira en los hogares (42%), las fábricas (39%), o los restaurantes (14%). Si contamos todo lo que se tira en España en toda la cadena (denominada “del campo al cubo de basura”), podrían comer casi 12 millones de ciudadanos al año según datos del INE. Un despropósito del que todos somos responsables en mayor o menor medida en un país con el 22% de la población en riesgo de pobreza.

¿Cual es el motivo de tanto desperdicio en los hogares? Principalmente la mala planificación y la gran variación de precio entre envases grandes (proporcionalmente más baratos) y pequeñas cantidades, así como constantes ofertas 3×1 y similares, en un país donde cada vez los núcleos familiares son más reducidos.

Anuncios